Tener una máquina de arcade original es cada vez más difícil: los monitores CRT están en peligro de extinción

Las modas nostálgicas no son nuevas y en videojuegos siempre ha estado muy vivo el recuerdo, tanto que los clásicos nunca han acabado de morir. No hablamos sólo de vueltas como la NES Mini, sino del intento de prolongar la vida del arcade, aunque esto se pone cada vez más difícil debido a que las piezas van dejándose de fabricar y de estar disponibles.

Al menos si se trata de mantener todos los elementos de una máquina de arcade para que sea lo más auténtica posible, para lo cual el monitor sí es una pieza clave al ser lo que determina la imagen en último término. Es decir, no nos vamos a dar cuenta si la fuente o incluso si el arnés Jamma es nuevo, pero poner un monitor nuevo en vez de uno antiguo sí puede darnos una sensación distinta a la hora de usarla.

No habrá nuevos cargamentos

En el taller de restauración de un arcade que impartieron en la Arcade Con del año pasado ya se pudo ver que muchas de las piezas eran de segunda mano y que no todas se fabricaban. Así como sí se puede una de las piezas clave (el arnés Jamma) nuevo, no ocurre lo mismo con otras piezas como las placas base y los monitores.

Esto es cuestión de obsolescencia y evolución. Como cada vez se pide paneles más finos, los fabricantes responden a esta demanda y los han adelgazado evolucionando en materiales y tecnología, y el tubo de rayo catódico (CRT) que hacía funcionar estos grandes monitores ha ido dejándose de fabricar a medida que variaba la demanda, como en el caso de Matsushita, la matriz de Panasonic y JVC en 2006. De este modo, las restauraciones con los monitores de rayo catódico tienen fecha de caducidad (hasta que se acabe el stock).

Para el caso de Michael Ware, fundador de Dream Arcades, calcula que los monitores CRT que tiene le dan para un año, “y después de eso se acabó”, como comenta a Venture Beat. De hecho, las reparaciones de estos monitores puede tener su riesgo y complejidad y eso implica un coste que no siempre se considera pagar.

Quien tiene un CRT funcionando, tiene un tesoro

¿Hay solución? Sí, ya se vió justamente en la Arcade Con. Había máquinas que funcionaban con un LCD nuevo (una pantalla delgada y actual) que había reemplazado el CRT, ejecutando los juegos antiguos y míticos como el Pang, pero como decían antes la imagen no es igual y esto puede representar pegas para los más puristas en cuanto al color (y quizás algún problema técnico, aunque solucionable) como vemos en este Reddit sobre el tema. En el artículo citado anteriormente de Venture Beat también se habla de que “los colores no son tan vibrantes”.

De este modo, tener una máquina de arcade funcionando de la manera más pura posible es cada vez más complicado, de ahí que como ya dijeron en la Asociación Cultural de Arcade Vintage se hayan revalorizado y su precio siga aumentando.


La noticia Tener una máquina de arcade original es cada vez más difícil: los monitores CTR están en peligro de extinción fue publicada originalmente en Xataka por Anna Martí.

2017-04-10T04:22:40+00:00 10/04/2017|Noticias|